Acceso Restringido

Hoy he llegado a la triste conclusión de que no puedes compartir ciertas cosas con las personas que quieres, y que lamentablemente debes de restringir la información que les das, pero vayamos por partes como diría Jack (odio a las putas) el destripador.

Expongamos los hechos, el 15 de Septiembre me quedé sin trabajo, ya estaba advertido y cantado, firmé un contrato temporal y no hubo renovación del mismo por falta de plazas, en el tiempo en el que estuve trabajando compré una caja negra para matar demonios, confiando en lo que me había dicho mi jefe: “es casi un hecho que te quedas con nosotros” el chiste es que al final ni el pudo detener el despido y días después de consumado el acto fuí víctima de la delincuencia quedándome sin un solo peso.

Debido a esto decidí poner en venta la caja negra y le comente el plan a Raquetouille, ella me sugirió anunciarlo en uno de esos periódicos en los que encuentras desde lobotomias hasta escarabajos egipcios, pasando por electrónicos, muebles y demás implementos que usamos para vivir, no me pareció mala idea, pero no la llevé a cabo, ayer me preguntó si ya había anunciado la caja negra, a lo cual respondí con toda mi honestidad: “aún no, sabes, la verdad es que me gustaría conservarla” acto seguido ella monto en cólera diciendome: “¿para que tienes ese dinero parado? no entiendes, seguramente comerás de la caja negra” mi respuesta estuvo al tono de su reclamo, y abandoné la conversación.

Segundo hecho, como ya anuncié con bombo y platillo, los Stone Temple Pilots tocarán en México por segunda ocasión en México y como bien mencioné es un concierto que he esperado toda mi piruja vida (bueno en realidad no ha sido tan piruja) y el cual no me pienso perder, los boletos salieron a la venta y me dí a la tarea de conseguir un préstamo para adquirir mi boleto, afortunadamente se me concedió y hoy muy contento fuí a adquirir mi pase de entrada, regresando le comente el hecho a Franky Boy a lo cual me dijo: “pero si no tienes dinero” la verdad es que me sentí mal por su respuesta, esperaba que le diera gusto y siendo honestos estoy emocionalmente frágil y suceptible a comentarios con poco y ningún acto.

Conclusión y como ya lo mencioné, deberé de dejar de compartir cierta información con las personas que quiero, yo se que sus comentarios son porque me quieren, pero a veces no entienden la situación por la que estás pasando y no tienen tacto en sus comentarios, como le dije a Franky Boy, están muy buenos los regaños pero no me ayudan a resolver mis problemas (y no es que tengan que resolverlos, me queda claro) pero se molestan como si ellos me hubiesen dado el dinero para comprar el boleto o la caja negra, y la verdad es que me da tristeza el pensar que cuando estuvieron en apuros les tendí la mano, y ahora que les pido que extiendan la suya simplemente no pueden.

Moraleja: nunca se convence del todo a nadie de nada.

La fiesta de Vicente Nario

Al final no supimos donde vive el tal Vicente, se me ocurre que puede radicar en Guanajuato para tener el privilegio de cumplir 200 años, y lejos de las miles y miles de bromas que se hicieron gracias a este juego de palabras cada quien vivió el festejo de manera distinta, aquí esta la mía.

Realmente no tenía una intención verdadera de ir a festejar,  pero cuando me enteré que Lila Downs iba a estar en el escenario de Insurgentes y Reforma no lo pensé dos veces, para mi Lila es la mejor voz que existe actualmente en nuestro país y la mejor exponente de nuestra música.

El caso es que la Sra. Tomapastillas se anexó al plan y así nos encaminamos al zócalo para tratar de ver la iluminación y demás borlote que se haría, pero no pudimos pasar ya que era ¡¡¡¡con acceso restringido!!! nos sentimos en el antro mas sangrón de la ciudad esperando que el cadenero nos diera acceso “javi somos dos, aquí javi aquí”
No pudiendo accesar al corazón mismo de nuestro país decidimos chacharear en los puestesillos que se instalaron en la calle de Tacuba, vimos finisimas bolsas “de piel” marca “Tougs” aerodinámicos tenis marca “Nikke” y demás artículos de la más alta calidad, todos de importación por supuesto.

Llegamos un poco tarde a la presentación de Lila y solo alcanzamos 5 canciones pero valieron cada acorde, Justicia, un son jarocho del que desconozco el nombre pero en el que los músicos demostraron su calidad interpretativa, Cucurrucucú Paloma, La cumbia del mole, y La cumbia de Tacha (“La Teibolera”) son las canciones que escuchamos, a las 11 de la noche cortó su participación para darle paso a FECAL  y su grito de independencia, y aquí es donde me pregunto ¿realmente tenemos algo por lo que celebrar?

Celebremos el que cada mes nos suben la gasolina, o el que cada vez somos mas y mas los mexicanos sin empleo, o las inundaciones  que dejaron practicamente bajo el agua todo el sureste de nuestro país, o todos los muertos por “la guerra contra el narco” o todo el dineral que se gastaron en los festejos, mientras la mayor parte de los mexicanos no tuvimos para tener una buena cena “de grito” seguramente Felipillo y sus compinches cenaron coq au vin, rataouille o bouef bourguignon, bien mexicanotes nuestros gobernantes.

Y no se trata tampoco de pasar por alto los 200 años de nuestro país, sino de priorizar y ver las necesidades básicas que tenemos todos los mexicanos, y de que cada uno de nosotros desde nuestra trinchera hagamos algo por tener un mejor país, pero tenemos infinidad de carencias, en educación, trabajo, salud y un largo, larguísimo etc. si estuvo muy bonito el festejo y el desfile y de verdad disfrute ver a Lila, pero no creo que todas las personas afectadas por las lluvias en Veracruz o los millones de mexicanos en situación de pobreza lo hayan disfrutado igual..

Pero bueno, festejo hubo, terminamos cantando trova hasta las 8 de la mañana en casa de una muy buena amiga, conocimos gente interesante y talentosa y por supuesto cenamos el consabido pozole, aunque al día siguiente tuvimos que regresar a la realidad del desempleo y de pagar las cuentas, el Bicentenario fué un buen pretexto para olvidarse al menos por una noche de la abrumadora realidad.

Larga espera

Mi generación fue una de las llamadas “Generación X” los finales de los ochenta y principios de los noventa trajeron consigo una serie de eventos (algunos desafortunados) que se instalaron de manera permanente en el subconsciente de todos lo que en ese momento éramos adolescentes.

El ámbito musical estuvo plagado de eventos que al día de hoy siguen retumbando en ese subconsciente, el suicidio (o asesinato, saludos Courtney) de Kurt Cobain, la salida del “Black Album” de Metallica, y la muerte de Freddy Mercury fueron algunos de estos sucesos, pero uno que impacto con más fuerza que los anteriores fué el nacimiento de Grunge, y fué este movimiento el que le dio voz a mi generación, gritando nuestras inconformidades nos alzamos bajo esta bandera para dar la cara a todo lo que se nos imponía, justificado o no.

Una de las bandas emblemáticas de este movimiento fueron los Stone Temple Pilots, fuertemente criticados en sus inicios por considerarlos una copia de Pearl Jam, les callaron la boca a todos al ganar el Grammy a mejor interpretación de Hard Rock en 1994, se ganaron toda una legión de seguidores (me incluyo) con temas como “Interstate Love Song” “Creep” “Plush” Big Empty” o “Vasoline”

5 discos de estudio fueron el fruto de 11 años de trabajo, en 2002 deciden separarse, debido en gran parte a la adicción del vocalista Scott Weiland a la heroína (y no precisamente la mujer maravilla) y los problemas que esto le trajo como sus múltiples visitas a la cárcel, Dean y Robert DeLeo quienes eran guitarra y bajo respectivamente, deciden hacer una banda sin mayor repercusión musical llamada Army of Anyone, mientras que Scott se junta con los ex Guns and Roses para formar Velvet Revolver, supergrupo que a la larga terminaría destruyendo las viejas adicciones de Scott.

Pero el tiempo fue benévolo con todos sus seguidores y en 2008 deciden volver a tocar juntos, gira mundial incluida y nuevo disco bajo el brazo se les ve más fuertes que nunca, la máquina al parecer está bien engrasada y pisará por segunda vez nuestro país el 1 de Diciembre en el Palacio de los Deportes, ¿y todo esto a nosotros que? preguntarán amables lectores, a ustedes no se, pero en lo que a mi concierne todo, ya que tengo una cita con estos californianos a los cuales llevo la mitad de mi vida esperando, sus canciones literalmente han sido el Soundtrack de mi vida, por muy trillado que esto suene, así que es una cita a la cual no puedo ni debo faltar.

Abriendo la puerta

Todo comenzó como un cuestionamiento de la Sra del Mal, cuestionamiento salpicado de reclamo por ya no leer juntos, me preguntó que tanta cosa hacía después del trabajo que ya no me permitia ser productivo, y le dije que ahora mi nuevo trabajo me exigía ser productivo y que esas benditas horas en las que debía laborar cual abeja obrera ya no las podía dedicar a nuestras lecturas juntos, y que dado el hecho de que había pasado a ser un verdadera abeja obrera en este nuevo panal llegaba lo suficientemente molido como para no agarrar un libro ni para usarlo de almohada.

Pero la realidad es que ahora si estaba siendo improductivo en mis horas de descanso, porque solo me abducia enfrente de la computadora dándole actualizar al facebook para conocer los chismes de los últimos 5 segundos, o me abducía matando demonios de videojuegos, o me abducía tratando de matar a mis propios demonios mientras miraba la pared, y fue entonces cuando ella abrió su blog y me sugirió que abriera el mío, dado que las pastillas no daban resultado tal vez las letras pudieran surtir un efecto más purgatorio.

El proceso no fue fácil, debido a un error de mis dedos no pude accesar a mi cuenta en un tiempo, o el nombre estaba apartado, o no se que traba tecnológica encontraba en el camino que no me permitía abrir este espacio, la Sra del Mal insistente hasta la médula (lo cual siempre he agradecido) lanzó uno de sus argumentos más contundentes en 11 años de conocernos: “pareces novia de pueblo, prometes y no cumples”

Así que me hice el propósito de cumplir y hoy los dioses del internet se apiadaron de mi permitiéndome al fin abrir este espacio, Gatita y Frankie boy me preguntaron de que escribiría, pero creo que eso es lo de menos, escribiré lo que se me antoje, lo que me interese, lo que valga la pena ser escrito y leído (y lo que no también) escribiré para leerme y ser leído, y para recuperar el ejercicio de escribir el cual tengo muy abandonado, aunque tampoco he sido muy prolífico.
Escribiré porque quiero y porque lo necesito, tanto como necesito ser leído y ser expuesto, así que sean bienvenidos, no les diré el clásico “sientanse como en su casa” porque los que me conocen saben que siempre son bienvenidos en mi vida, y ahora este espacio es parte de ella, así que se aprecian sus comentarios y mentadas, sus criticas constructivas y destructivas (donaciones en especie son también muy bien recibidas, siempre y cuando no estén en peligro de extinción)

Bueno, pues como diría mi Dios guasón, “here we go”