Desistiendo

Intente dejarte atrás invocandote en este nuevo presente, pretendí odiar tu recuerdo fastidiandome de tu presencia y embriagándome de tu sonrisa, pero solo conseguí reincidir en el lamentable hecho de necesitarte y extrañarte más que ayer.

Y me volví a enfrentar a tus demonios que escupen mentiras y se alimentan de vanidad, y entendí después de mucho caer que nunca los dejaras atrás, porque ellos te hacen fuerte, porque ellos te mantienen viva, y porque te importa mas el hecho de sentirte viva en el infierno que tu misma te has construido  que el caminar de mi mano para poder derrotar viejos temores y borrar estigmas pasados.

Ahora entiendo que la única guerra que llevas a cabo es contra mi, te has doctorado en el letal arte de romperme en pedazos, y no has tenido reparo en venir y prometer lo que jamás podrás cumplir, porque la única lealtad que conoces es hacia los fantasmas que jamás querrás exorcizar, hacia las mentiras que vuelves verdades y hacia los temores que no te dejan existir.

Pero no hay mal que dure cien años ni dependencia dizfrazada de amor que los soporte, así como el dolor no es permanente y se llega a un punto en el que te anestesia, las guerras no son eternas ni los exorcismos imposibles, hoy emprendo la retirada entregando las armas que son inútiles en tus dominios, me exilio de tu vida para poder continuar con la mía, y el final lejos de ser amargo es esperanzador, porque los sueños se esfuman y las tristezas se cansan, porque nuestro tiempo se acabo y porque al fin te has desvanecido en la bruma de la realidad.

JCAG

MEGAMENTE-MEGACHIDA

Me encanta ir al cine con la pulga, nos atiborramos de palomitas y de refresco a mas no poder, la regla es no ir al baño mientras está la pelicula, en un principio la pulga no era muy adepto a entrar al cine, pero poco a poco fué adaptandose y ahora es algo que verdaderamente disfruta.

La última pelicula que vimos fué Megamente, y por mucho es la que más hemos disfrutado, la historia se centra en dos extraterrestres, los cuales son enviados por sus padres desde distintos planetas ya que estos están a punto de ser absorbidos por un inmenso hoyo negro, uno es el clásico héroe al estilo superman, al cual llaman Metroman, el otro es un extraterrestres azul con una gran cabeza y mayor carisma, así es, Megamente.

La película trata acerca de las las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida, y de como llegado el momento oportuno podemos rectificar el camino y hacer las cosas de manera correcta, o aquellas que estamos destinados a hacer, trata también acerca de la discriminación de la que sufren algunos niños, que por ser especiales son relegados.

 Me encantó que Megamente fuera todo un rockero, realiza sus fechorías con música de AC/DC, Ozzy Osborne o Guns and Roses, por poner solo un ejemplo, es sarcástico y con un sentido del humor sumamente ácido, pero en el fondo tiene buenos sentimientos, se que suena a cliché ¿y? los malos también tienen su lado amable y al final pueden aspirar a quedarse con la chica linda y salvar el día, además baila de poca madre.
Las voces en ingles corren a cargo de Will Ferrel, Brad Pitt, Tina Fey entre otros, lamentablemente en nuestro país creo que no llego en el idioma original, lo cual es una pena, por lo menos yo no he visto que ningún cine la esté exhibiendo en ingles.

Corran a verla, tengan hijos o no, realmente vale la pena, la pulga lo avala, tanto que la hemos visto dos veces, ahora cada que nos saludamos utilizamos el ya clásico entre nosotros “Holoooo”

Del amor y otras enfermedades

Definitivamente eso del amor no es mi fuerte, entre más pasa el tiempo me doy cuenta que lo que llamamos amor, (al menos en mi caso) en muchos casos son solo variantes del modelo que tuvimos de las relaciones de pareja, primero del modelo que tuvimos en casa y después del medio ambiente que nos rodeó conforme fuimos creciendo.

Y es que en muchos casos, nos relacionamos con gente conflictiva, idealizamos, creamos falsas expectativas y ¡¡¡zas!! después de que nos lanzamos al vacío nos damos cuenta de que lo hemos hecho sin paracaídas, creemos estar enamorados cuando en muchos casos estamos siendo dependientes de aquello que consideramos amor, porque cuando se dan las peleas, los conflictos, las situaciones incomodas, el amor emprende la graciosa huida, si es que alguna vez estuvo ahí.

Eso no es lo peor de todo, lo verdaderamente grave es lo que no alcanzamos a ver, descuidamos familia, amistades, trabajo, a nosotros mismos,  y cuanto etcétera se les ocurra para tratar de salvar un barco que sin darnos cuenta hace mucho que naufrago, nos convertimos en los fantasmas de nosotros mismos, sin rumbo fijo y mucho menos sin dirección.

Claro que no todos los casos son iguales, conozco historias en que el amor prevalece pese a todas las apuestas en contra, gente que a pesar de tener un océano de distancia consolidan su amor y hacen de el su mas preciado regalo, gente a la cual ese amor los hace fuertes pese a todas las adversidades, mi reconocimiento para esas personas, realmente son de admirarse.

Cada quien habla por como le fué en la feria, y yo he salido de ella vomitando de tantas vueltas, mi relación con la Sra Tomapastillas a agotado mis reservas de tolerancia, comprensión y paciencia, creo que he llegado un punto en que ha salido por la puerta grande, sin más ovación que el entregar las armas en el campo de batalla, aunque aún no se de cuenta de ello, y ni siquiera se lo imagine, todos decimos la palabras adecuadas en el momento justo para bien o para mal, las palabras pueden romper los lazos más fuertes y matar al Dios más poderoso, y el poder que alguna vez tuvieron para entronar a ese Dios ahora sirven para desmitificarlo.

Solo el tiempo dirá si estoy en lo correcto, pero ahora el sentimiento es distinto, creo que he recuperado el rumbo.

ADIOS 2010, HOLA 2011

“SOY MI PROPIO GURÚ EN LAS CIENCIAS OCULTAS DEL AUTOPERJUICIO”
Xavier Velasco.

Pues si, se nos fué el 2010, y lejos del festejo, la comedera, la endeudada y demás cosas, creo que debemos dejar tiempo para la reflexión, reflexión que debería de ser todos los días al despertar, y que sin embargo solo lo hacemos al final de cada año.

Personalmente fué un año con sus altas y bajas, pero considerando que el 2009 fué un año no de bajas sino de subterraneas, el 2010 no estuvo tan mal, no pude leer tanto como en el 2009, probé en dos panales diferentes y al final ninguno me acomodó, tanto que este 2011 lo inicio sin panal pero con buenas espectativas, la pulga atómica me sorprendió con sus reflexiones y con la madurez que posee a sus ahora 6 años, regresé a vivir a la casa del diablo, y a decir verdad no estoy tan incomodo como pensé que lo estaría, claro que la idea es no vivir eternamente aquí, pero como dice Raquetouille, primero lo primero.

Y lo primero es cuidar de uno mismo, lo cual no hago, hoy platicando precisamente con Raquetouille me comentaba que ella ve un gran autosabotaje en mi, y le doy toda la razón, hay veces que uno a buscando la luz, pero seamos sinceros, uno tiene esa luz y solo se hace wey buscandola, uno sabe perfectamente donde está la salida de ese mugriento tunel y no hace nada por encaminarse a ella.

Y no lo hago, o no lo hacemos porque nos instalamos en una posición aparentemente muy cómoda la cual no queremos abandonar, nos creamos ataduras emocionales que después no sabemos deshacer, o no queremos deshacer, en mi caso la inútil relación con la Sra. Tomapastillas es un lastre que aun no he querido dejar atras, y el cual me crea mas obstaculos de los que puedo superar, sin embargo también veo las cosas buenas que me rodean, como los amigos tan valiosos con los que cuento, o la salud tan pocas veces apreciada, o el tener un techo interino en lo que tengo el propio.

No hago propósitos, nunca los he hecho, creo que lo mejor son las acciones, y aunque muchas de ellas empiezan a caminar solas, siempre es bueno darles un pequeño gran empujón, en mi caso es momento de accionar, y como el maestro Shifu, buscar la paz interior, pero esta vez sin hacerse wey, o aguantando dolor para no generar dolor, si no duele no sirve, y al menos en este 2011 quiero que haya una depuración extrema para poder decir que fué un buen año.