Desencuentros y reencuentros

Luisa y César llevaban conociéndose mucho tiempo,  alrededor de unos 20 años, aunque no les gustaba sacar cuentas ya que a sus 32 años empezaban a sentirse viejos. Se conocieron en la secundaria y empezaron siendo novios, pero el insípido noviazgo duró lo que duran esos insípidos amores de secundaria, una semana para ser precisos. El resto de la secundaria se dedicaron a odiarse a muerte, y después en uno de esos procesos naturales de la vida terminaron por ignorarse, al salir de la secundaria las cosas no cambiaron y dejaron de verse durante un buen puñado de años. Sigue leyendo

Anuncios