Lluvia en el mar

La talentosísima Mariana Gallegos puso la ilustración

Aun sin querer te recuerdo. Tu imagen asalta mi memoria en los momentos menos pensados: en el primer café de la mañana tu rostro se aparece de repente en las burbujas que van quedando después de agitarlo; o cuando salgo a correr y bebo de mi agua, ahí está tu sonrisa en el fondo de la botella, burlándose de mi pésima condición física.

En las tardes de lluvia es inevitable pensar en ti. Se me ha hecho costumbre buscar tu mirada en las gotas que se van quedando en el cristal, busco en las nubes alguna señal que me diga que estás arriba, observándome, vigilándome, cuidándome.

Lo que más duele es no haber tenido el tiempo de despedirme, todo sucedió en apenas un parpadeo. Cuando sonó el teléfono sabía que era para avisarme que te habías marchado, que habías partido a ese lugar sin nombre y sin punto fijo en el mapa, a ese lugar donde no te podía seguir para pedirte perdón por todas las estupideces hechas en tu enfermedad. El sonido del timbre me cortó la respiración y las lágrimas que durante meses había contenido brotaron de repente nublando la realidad.

Hay huecos en la memoria, hoyos que la culpa va cavando para no acrecentar el dolor ni la pena, para no hacer más grande tu ausencia. Pero sé que aunque no lo acepte o no lo quiera ver, algo de ti sigue aquí: lo veo en el café, en la lluvia, o incluso en la espuma del mar. Esas pequeñas gotas están rellenas de algo más que aire, están rellenas de ti y de la promesa de algún día, lejos de aquí, volver a verte.

El grito del silencio

el-grito-del-silencio-portada-definitiva-para-myspace2

El  año pasado tuve la fortuna de tomarme unas cervezas con Laura y con David, dos de mis más grandes amigos. Es algo que no podemos hacer muy a menudo, por la distancia que nos separa,  así que cada que vienen a México, aprovechamos y nos tomamos las respectivas.

David me había presentado a  Sergio hace algún tiempo y me preguntó si ya lo había visitado, con un poco de vergüenza le dije que no, pero que en cualquier oportunidad lo haría. Sigue leyendo

Carta a tu ausencia

                                                                                                          unexpected-view

No importa si decides no venir, se que el miedo a veces te encierra en los rincones más oscuros e inaccesibles de tu mente para que no te permitas ser feliz de nuevo. Se también que hace algún tiempo lo fuiste y disfrutaste profundamente la sensación de bienestar que te brindaba esa felicidad, cualquiera que ésta haya sido. Quizá esa sensación duró muy poco, o quizá duró tanto que acabó perdiendo su encanto, la novedad pasó y dejó en su lugar al tedio, la costumbre, y la indiferencia.
Sigue leyendo

Y empezamos de nuevo

piedras-y-amanecer

Se nos acabó el mes más huevas y peligroso del año, ¿Cuánto subieron de peso en diciembre? yo la verdad es que ni siquiera pretendo subirme a una báscula, no quiero deprimirme apenas empezando el año, aunque la verdad es que no me arrepiento de haber tragado, solo es un mes de 11 y hay que aprovecharlo con todo. Sigue leyendo

Doppelgänger

dopple

Cuando recuperó la conciencia se dio cuenta de que su mano izquierda estaba sangrando, por su palma escurrían gruesas gotas color escarlata dejando ver la cortada que se había hecho al apoyarse contra el espejo, de inmediato se incorporó y vio a su alrededor los restos de vidrio que habían estallado en un millón de pedazos, pedazos que le devolvían su reflejo en fragmentos distorsionados. Imaginó que cada uno de ellos guardaba parte de su historia, una historia que no podía ser de nuevo la misma ya que al juntarlos le devolverían una imagen fragmentada de si mismo, como una pared invadida de cuarteaduras debido al paso del tiempo. Sigue leyendo